No creas todo lo que piensas

Las personas no sufrimos porque tengamos ganas. No somatizamos ni vivimos vidas insatisfactorias porque sí. Son nuestros modelos del mundo los que nos curan o enferman. Las huellas de nuestras experiencias han ido modelando nuestra manera de mirar el mundo y configurando un modelo en cada uno de nosotros.

Un modelo restringido, ofrece opciones restringidas. Uno fatalista, ofrece opciones fatalistas.

Nuestro modelo del mundo siempre se puede enriquecer, ampliar o modificar si descubrimos qué nos resulta limitante para desarrollar todo el potencial con el que fuimos creados y disfrutar de una vida plena.

El primer paso para iniciar un camino de sanación y crecimiento personal es comprender que NO es la realidad lo que nos produce sufrimiento, sino que es la FORMA en que la interpretamos según nuestro particular modelo de mundo.

Aun cuando la realidad no siempre puede ser modificada, la buena noticia es que nuestra interpretación mental de la realidad SI puede serlo.

El problema no son las cosas que nos pasan, sino lo que nos pasa a nosotros con aquello que nos pasa. El problema es nuestra actitud frente a lo que nos pasa y lo que pensamos acerca de lo que nos pasa.

Expresiones como “Lo que pasa es que…” mi madre, mi padre, mi historia, mi accidente, mi cuerpo, mis pérdidas…… utilizamos muchas veces para dar explicaciones acerca de las cosas desafortunadas que nos pasan, sin embargo, nos mantienen atados al padecimiento y no nos permiten hacer nada distinto, pues si “lo que pasa es que”, entonces ¿qué puedo hacer al respecto?

Para poder transformar nuestra mirada, debemos primero tener coraje para estar dispuestos a poner en duda todo lo que hemos aprendido y venido afirmando.

Es imposible no creer en lo que ves, pero es igualmente imposible ver lo que no crees.

Lo que ves es lo que crees. Entonces:

¿En qué crees?, ¿Qué tipo de pensamientos tienes en forma habitual? Nuestra mente es la que determina todo lo que nos ocurre y mientras sigas creyendo que no es así y que la causa se encuentra en factores externos a ti, no podrás hacer nada y continuarás sufriendo.

Existen pensamientos posibilitadores o funcionales y pensamientos limitantes o disfuncionales.

Los primeros son los pilares de una Existencia Satisfactoria.

 

La invitación es a desafiar-nos. Si, desafiar los ojos que heredamos y estar dispuestos a trabajar con nuestros juicios y creencias, cuestionarlos y transformarlos, para de esta manera experimentar que “la realidad es Siempre muchísimo más amable de lo que pensamos.”

 

Para más información te invito a visitar mi pág. web www.csalifecoach.cl, a contactarme a mi correo carolina@csalifecoach.cl o a mi celular 996345555.