Sobre la vida y la muerte

Hace mucho tiempo que no despertaba a media noche y me desvelaba. Sin oponer resistencia, di rienda suelta a mis pensamientos y me puse a pensar sobre la vida y la muerte.

Que palabra más fea pensé es la muerte. De dónde sacamos que la muerte existe? La muerte no existe! Somos seres espirituales y eternos que estamos sólo de paso en este mundo. A todos nos toca algún día partir de regreso a casa, de dónde venimos, pero no morimos. Muchas personas viven inciertas, con temor a la muerte y a otros tantos temores que son sólo producto de nuestra mente.

Y la vida.. que regalo más maravilloso e incondicional. Como coach cada día me hace más sentido la siguiente frase: “Cuando logramos salir de la trampa cultural que define la vida como una batalla perpetua, el universo entero se abre ante nosotros como un horizonte ilimitado de posibilidades y oportunidades. Desde allí comenzamos a percibir que nuestra existencia no es un problema a resolver sino un juego que disfrutar. Para disfrutar con respeto, con dedicación, con sumo cuidado de nuestra sensibilidad y de la de todos aquellos que nos rodean; pero para disfrutar” (Daniel Taroppio).

Es así como siento que es la vida, como un juego de aquellos tableros en los que hay que avanzar y llegar a la meta. Como en todos esos juegos, a veces se gana y a veces se pierde. A veces se avanza y a veces se retrocede. Incluye alegrías, triunfos, pero también dificultades y penas. En este juego la idea es pasar un rato agradable y por sobre todo disfrutarlo en compañía. La meta es la partida, unos llegan antes y otros después, pero a todos nos tocará llegar y partir. A todos nos tocará terminar este hermoso y entretenido juego que es la vida y continuar nuestro viaje. Solo estamos aquí de paso.

Mi invitación entonces es para aprovechar y disfrutar la vida pues nadie sabe cuándo terminará nuestro turno en el juego. En este contexto también los invito a hacernos las siguientes preguntas: me hace feliz lo que estoy haciendo?, de qué me estoy perdiendo?, qué necesito para pasarla mejor?, qué necesito o qué me hace falta para estar más en paz conmigo mismo, qué me hace realmente feliz?, cuáles son mis temores?, qué gano con lo que estoy haciendo?, tras que voy en la vida?, por qué me la estoy jugando cada vez que me levanto en la mañana?, vale la pena?, qué cambios me gustaría realizar para disfrutar más mi vida?.

A través de un proceso de coaching es posible descubrir aquello que nos está limitando a resolver lo que se nos dificulta, lo que nos quita la paz y  lo que deseamos alcanzar.

Para disfrutar del juego es necesario no renunciar a la alegría y ejercitar a diario la gratitud.

Son dos grandes llaves de la paz interior:

– No amplificar las dificultades pequeñas, bajarles el perfil y no permitirles que arruinen nuestro presente y tiñan nuestra realidad.

– Ser capaces de valorar y amplificar el goce de las pequeñas alegrías y disfrutar por ejemplo de la compañía de amigos y seres queridos, de la conversación con un niño, de un café con un amigo, de una caminata, de una buena película, de una puesta de sol, de la amabilidad de un vendedor, del saludo desinteresado de un extraño.

Cuando uno cambia la forma de mirar las cosas, las cosas que miras cambian. Esa es mi gran invitación.

 Cultiva una mirada luminosa, recupera la capacidad de disfrutar.

Cultiva la capacidad de asombrarse de los pequeños detalles y de agradecer las pequeñas cosas.

Recuerda, la vida es un juego.

Y cuando aparezca el dolor, que a todos se nos va a aparecer, el solo hecho de recordar este aspecto esencialmente lúdico de la vida, produce un efecto enormemente sanador y relajante.

Para más información te invito a visitar mi página web www.csalifecoach.cl o a contactarme a mi correo carolina@csalifecoach.cl.

Haz click para una primera sesión sin costo